Turnos y Consultas

Mindfulness

Mindfulness

Mindfulness o también llamada conciencia plena, se trata de la capacidad de habitar el momento presente plenamente atentos sin reaccionar, aceptando cada momento sin juzgarlo y sin apegarse a el. Observando y explorando la relación que la mente establece con la experiencia.
En Mindfulness aprendemos a mantener la atención. En un inicio nos centramos en un objeto, por ejemplo concentrando nuestra atención en algún área de nuestro cuerpo y utilizamos la meditación focalizándonos en la respiración para luego llevarlo a nuestra vida diaria y ser conscientes de todo lo que nos está ocurriendo en nuestro interior, pensamientos, sensaciones, emociones, así como todo lo que está sucediendo en nuestro entorno. Esto permite descubrir la realidad del momento presente tal cual es.
Mindfulness, entiende al ser humano como una totalidad, un ser integrado en si mismo (mente-cuerpo-emociones-espíritu) y con el mundo, la naturaleza y el Universo. Posee una importante base científica, que es la psicoinmunología, que reconoce la influencia de todos estos sistemas en el ser humano. La práctica de mindfulness, presenta significativa evidencia científica. Mindfulness presenta como objetivo, reducir el malestar, aumentar la felicidad y vivir el momento presente. La atención plena nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar concientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida. La atención plena nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno

Los beneficios del Mindfulness son:

  • Estar plenamente en el presente, en el aquí y ahora
  • Mayor equilibro, menor reactividad emocional
  • Mayor calma y paz
  • Minimizar los efectos negativos de la ansiedad
  • Aceptar la realidad tal y como es
  • Disfrutar del momento presente
  • Reducir el sufrimiento
  • Evitar o reducir la impulsividad
  • Recarga energías del propio cuerpo
  • Reducir el malestar psicológico (ansiedad, depresión, hostilidad, somatización)

Algunas de las dolencias a las que puede aplicarse:

  • Estrés (asociado a alguna enfermedad)
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Hipertensión
  • Cefaleas
  • Alteraciones del sueño