Duelo

A lo largo de nuestra vida las personas tenemos que hacer frente a múltiples pérdidas. No todas las pérdidas son igual de significativas ni interfieren de la misma manera en nuestra vida cotidiana, pero toda pérdida conlleva un proceso de duelo, para quien lo sufre.

En los duelos se generan diferente tipos de emociones tristeza, preocupación, enojo, confusión, o sentimientos de vacío. Todas estas emociones son reacciones naturales frente a la pérdida y son parte del proceso de duelo. Las emociones suelen ser más intensas o más profundas que lo habitual.
Todo esto genera una modificación en la forma de pensar y actuar. Frecuentemente pueden producirse trastornos del sueño y en la alimentación.

¿Duelo normal o patológico?

El proceso de duelo lleva tiempo y el alivio suele aparecer en forma gradual. Es personal e individual; cada persona lo atraviesa de manera diferente.
Existe riesgo de que un duelo natural se convierta en patológico cuando su gravedad y duración son desproporcionadas a la pérdida.
Algunos de los síntomas se asocian a elementos del trastorno por estrés postraumático como incredulidad, aturdimiento junto con otros como la no aceptació,n de la muerte. Suele perdurar mucho tiempo e intensidad las rumiaciones y los reproches, por lo que la vida de la persona parece haberse detenido a partir del momento que tuvo la perdida.